Especiales temáticos: Nuevas esperanzas en Brasil

No da para equivocarse: el PSOL ocupa el lugar de la izquierda radical y democrática en Brasil

17/11/2022

Subverta/PSOL

 

Traducción: Carlos Rojas
Fuente: 
Subverta.org

Desde el 31 de agosto de 2016, el día del golpe de Dilma Roussef, Brasil ha estado amargando una serie de reveses: techo de gasto, reforma de pensiones, reforma laboral, paquete «anticrimen» que extiende el estado criminal que persigue, encarcela y mata a los negros, deforestación acelerada, avance de la minería en tierras indígenas, desmantelamiento de políticas públicas para mujeres,  la asfixiante educación pública, el armamento masivo, el regreso del hambre y la miseria en todo el país y el horrendo número de casi 700,000 muertes por COVID en el país.

Por lo tanto, la victoria de la coalición democrática en torno a Lula es un abrazo de consuelo en cada familia y en cada comunidad que ha pasado por esta pesadilla. Pero la victoria no está garantizada, la fuerza que mostró el bolsonarismo cerrando carreteras en todo el país llamando al golpe militar es una prueba. Además de esta victoria, hay mucho que trabajar para tener victorias concretas para el pueblo con reversión de las perversidades cometidas, como el fin del techo de gasto, y avances reales, como la reanudación de las inversiones en salud, educación, ciencia y tecnología y un nuevo hito en la política ambiental y climática en el país.

El ajustado resultado electoral (50,9% vs. 49,1%) mostró que todo el esfuerzo de esta coalición democrática era necesario. PT, PV, PCdoB, PSOL, Network, PCO, PSB, Solidaridad, Pros, Avante, Act, PDT, Ciudadanía, incluso la llegada de PCB, PSTU y Unidad Popular en la segunda vuelta, o incluso la disidencia en União Brasil, MDB, PSDB, PSD, Podemos, Novo y DC que declararon neutralidad en la disputa, pero que tenían figuras en apoyo de Lula, como Simone Tebet mdb y João Amoedo do NOVO,  además del apoyo del expresidente Fernando Henrique Cardoso del PSDB, entre otros.

De este proceso enumeramos a continuación algunos elementos fundamentales de equilibrio y perspectivas para dirigir el debate político del PSOL para posicionarse ante este proceso de transición y construcción del nuevo gobierno en Brasil:

1- Somos parte del proceso que eligió a Lula. Fue un golpe el apoyo del PSOL a Lula desde la 1ª vuelta. La realidad demostró que la entrada del PSOL en la campaña fue decisiva para traer a algunos de los sectores más comprometidos y disciplinados de los movimientos sociales a la campaña de Lula, marcando la diferencia en los momentos más decisivos de la campaña. Además, esta táctica fue fundamental para asegurar el crecimiento de la bancada del partido a nivel federal y estatal, consolidando al PSOL como uno de los principales partidos de la izquierda brasileña. Por lo tanto, es necesario decir -como es parte fundamental del avance en la conciencia de un partido socialista el reconocimiento de sus errores y aciertos- que se equivocaron quienes defendieron su propia candidatura en la primera vuelta. No solo habrían desarmado al partido para la gran y fundamental batalla de las elecciones, sino que habrían ignorado el gran movimiento de masas democráticas contra el bolsonarismo desde la primera vuelta, socavando aún más el crecimiento de nuestras bancadas en el parlamento.

2- Porque el gran movimiento democrático y de masas contra Bolsonaro fue liderado por el PT no por la legitimidad de los éxitos de este partido en la política para las clases subalternas en el período reciente, sino porque estaba claro, y se comprobó, que solo Lula podía derrotar la maquinaria estatal utilizada descaradamente por el actual presidente y las fuerzas más reaccionarias de las clases dominantes brasileñas.

3- Más que eso, sin este amplio frente electoral construido especialmente en la 2ª vuelta, sería imposible derrotar a Bolsonaro en las urnas, con sus mentiras y el uso del dinero público a su favor. No se trata de reconocer un frente amplio como estrategia de poder para el país, sino de entender que en la lucha contra el fascismo no se puede ahorrar en tácticas. En este sentido, era necesaria una composición puntual y democrática con sectores disidentes de la burguesía ante el proyecto autoritario y bajo la dirección fascista de Bolsonaro.

4- En vista de este camino, sostenemos que el PSOL continuará dedicado a que este gobierno se asiente, sea debidamente juramentado y legitimado, política e institucionalmente. Para hacer cumplir el programa que lo llevó al poder y revertir el conjunto de medidas perversas y ultraliberales aplicadas desde el golpe y para que pueda hacer las reformas que Brasil necesita. Especialmente la reforma laboral, el techo de gasto y la flexibilización de la legislación ambiental.

5- Sumado a esto, es decir, participar en el Frente Amplio que logre fundar el nuevo gobierno del Frente Amplio, aunque componga el Equipo de Transición, el PSOL debe mantener su estrategia política anticapitalista e independiente, basada en el activismo parlamentario y la movilización de las luchas sociales por medidas populares de transición a un Brasil Ecosocialista.

6- En este sentido, como en el marco de la disputa nacional el PSOL no lideró la mayoría de las disputas de este Frente Amplio para cargos ejecutivos, creemos que la mejor manera de contribuir al gobierno de Lula es concentrar nuestros esfuerzos en la Cámara Federal y no participar con posiciones en el gobierno. Poner a nuestros líderes como Guilherme Boulos, Talíria Petrone y Sonia Guajajara en primera línea en la lucha por reformas populares, lo que Brasil necesita y la derogación de las medidas antipopulares llevadas a cabo.

7- Frente al acoso fascista, debemos construir la posición que nos dé las mejores condiciones para defender al gobierno, buscando énfasis en las convergencias, pero asegurando la autonomía ante él. Participar en el gobierno tiende a resaltar las contradicciones del programa entre el gobierno de frente amplio y el programa PSOL. Contrario a los intereses de ambos y comprometiendo el sentido histórico de cada uno, frente a los desafíos de detener el avance fascista y construir una alternativa anticapitalista en Brasil.

8 – Se necesita sabiduría para que la izquierda brasileña avance en un proyecto popular que al mismo tiempo vacía el apoyo al bolsonarismo y moviliza a la sociedad para luchar por los derechos y la participación democrática. Apostar por la politización, la educación y la cultura de la diversidad del pueblo brasileño como formas de apoyar los fundamentos del nacionalismo de extrema derecha.

Esa es la línea que entendemos que es la necesaria para cohesionar el partido en torno a una posición consecuente para la lucha popular en el próximo período. Para los pueblos tradicionales de origen africano una encrucijada, más que un lugar de duda entre varios caminos, es el lugar sagrado de oportunidades y cambios, la apertura de caminos, la afirmación de proyectos y el logro de victorias. Para el PSOL, esta encrucijada puede ser decisivamente la afirmación de un proyecto radical de izquierda y de masas después de años a la defensiva contra el proyecto reaccionario.

Creemos que el camino de afirmación de la independencia de clase, la lucha popular y democrática, las agendas políticas de los movimientos sociales, sin caer en la cooptación o el sectarismo, fortalecerán al PSOL como un instrumento anticapitalista y ecosocialista para los pueblos subalternos y luchadores en Brasil.

Artículos relacionados

La izquierda debe centrarse en el trabajo de base

La izquierda debe centrarse en el trabajo de base

Especiales temáticos: Nuevas esperanzas en Brasil22/11/2022Profesor de Historia en la Universidad de São Paulo. Doctor en Historia por la USP. Militante trotskista desde la Revolución de los Claveles. Autor de varios libros, entre ellos O Martelo da História....

leer más
Share This