Actualidad Internacional: Luchas y Movimientos

Este 8 de marzo,DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES, las mujeres de México y del mundo volveremos a salir a las calles para decir: ¡BASTA de OPRESIÓN y VIOLENCIA!

06/03/2023

Movimiento Socialista del Poder Popular. México

 

 

L

as mujeres, mestizas, indígenas, negras, blancas, obreras, empleadas, amas de casa, estudiantes, científicas, solteras, casadas, viudas, niñas, jóvenes, maduras, mayores, sólo por ser mujeres, sufrimos un doble yugo, el del sistema económico capitalista y el de la opresión patriarcal.
Por eso, las compañeras y los compañeros del MOVIMIENTO SOCIALISTA DEL PODER POPULAR (MSP), no sólo luchamos para ponerle fin al capitalismo, sino también a todas las formas de opresión, su inequidad y a las violencias machistas que éste engendra.
En nuestro país, la brecha salarial entre hombres y mujeres continúa, por cada 100 pesos que recibe un hombre, una mujer sólo recibe 88 pesos. Los ingresos de las mujeres mexicanas representan sólo el 60% de los ingresos de los hombres, porque a las mujeres se nos emplea más en trabajos de mala calidad, sin seguridad social y sin oportunidad de ascender. Y no es un problema de menor escolaridad de las mujeres, sino de discriminación por nuestro género. En el 2022, el porcentaje de mujeres solteras con un trabajo remunerado fue de 74%, mientras el de mujeres con pareja fue de 54.5%. Las mujeres solemos ser quienes realizan las labores domésticas y el trabajo de cuidados de familiares y personas cercanas. Esto quedó claramente evidenciado con la pandemia del Covid; los trabajos de cuidados, que en su mayoría no son remunerados, son realizados en un 74% por mujeres.
Mientras esta inequidad laboral y económica no se erradique, seguirá generando dependencia y violencia económica hacia las mujeres, que casi siempre lleva a más formas de violencia, incluida la física. Por ello exigimos, ALTO A LA INEQUIDAD Y VIOLENCIA LABORAL Y ECONÓMICA. Las diferencias biológicas no pueden ni deben ser excusa para fomentar la desigualdad social y económica en razón de género.
Ser mujer en México es bastante peligroso. Entre 2015 y 2022, los feminicidios se incrementaron en 137%. Hoy, a diario son asesinadas 12 mujeres; y aunque ésta es la máxima expresión de la violencia machista, desgraciadamente no es la única. México ocupa el tercer lugar mundial en trata de mujeres; hay 25 mil mujeres y niñas desaparecidas; en el 2022 casi 22 mil mujeres fueron violadas, aunque se calcula que el 99% de los casos de violencia sexual no se denuncian; 70% de los casos de violencia familiar son contra mujeres. Por ello, clamamos ALTO A LOS FEMINICIDIOS y A LA VIOLENCIA SEXUAL, ALTO A LA IMPUNIDAD FEMINICIDA.
La violencia machista no sólo se ejerce sobre las mujeres, también sobre quienes tienen identidades sexuales distintas a la norma heterosexual. Por ello, nos solidarizamos con todas las disidencias sexuales, con su lucha por el derecho a ser y existir. ALTO A LOS TRANSFEMINICIDIOS y ASESINATOS DE PERSONAS LGTB+.
Históricamente se nos ha controlado a través de nuestros cuerpos, suprimiendo nuestro derecho a decidir sobre la maternidad y la gestación, como si fuéramos incubadoras. Nuestros cuerpos nos pertenecen y reivindicamos que es nuestro derecho decidir sobre ellos. Ninguna maternidad más obligada. Educación sexual integral y sin estigmas en las escuelas. ABORTO LEGAL y GRATUITO en todo el territorio nacional, con el establecimiento de clínicas de Interrupción Legal del Embarazo (ILE).
Reprobamos la desvergonzada actitud de la derecha en México, que ha intentado montarse sobre el movimiento feminista en su afán de golpear al gobierno de la 4T. La derecha, con sus ideas conservadoras, contradice las principales posturas del feminismo (igualdad de género, raza y clase). Pero también llamamos al gobierno de la 4T a respetar y no descalificar al movimiento feminista, y, sobre todo, a implementar políticas de gobierno que busquen cerrar la brecha de género y acabar con las violencias machistas.

La lucha de las mujeres se manifiesta en un sinfín de formas, ya que es un intento de sobrevivir a las tan deterioradas condiciones de vida y existencia que vivimos. Por lo mismo, consideramos que hay que apoyar todas estas luchas separadas, al mismo tiempo que buscamos unificarlas. La unificación de estas luchas generará mayor fuerza, auto-confianza y capacidad de auto-transformación.
También cuestionamos la muy común idea de que, al reformar o crear nuevas leyes, se va a eliminar la opresión de las mujeres. Reconocemos la importancia de ello, pero lo sustancial es que existan las condiciones reales para poder ejercer nuestros derechos. No es suficiente tener refugios para mujeres e hijos que corren peligro de violencia machista, mientras éstos sean escasos y no tengan el presupuesto necesario para funcionar correctamente. No basta con que existan alertas de género en contra de la violencia en algunos estados, si las medidas para combatirla no se implementen por falta de financiamiento y/o voluntad política. No podemos afirmar que las mujeres tenemos el derecho a decidir sobre nuestra maternidad, como señala la Constitución desde hace décadas, si no existen anticonceptivos seguros suficientes, accesibles y gratuitos para todas; si la educación sexual no enseña que el goce es un derecho humano de todas, todos y todes; si las y los trabajadores no tienen acceso a estancias infantiles para sus hijos; si las mujeres no pueden poner fin a un embarazo no deseado sin trabas ni peligro para su salud. El Estado tiene que construir todas estas condiciones en la realidad, no solo en el papel.
Pero también en los movimientos sociales y políticos tenemos que reconocer que existe la discriminación, el menosprecio e incluso la violencia hacia las mujeres en los espacios que se han creado desde la izquierda. Debemos reconocer que no estamos exentos y exentas y sí somos responsables de ir erradicándolos de nuestras comunidades y organizaciones.
Como militantes de izquierda y feministas, hacemos un llamado a la congruencia de las organizaciones de izquierda, así como a apoyar la lucha por la liberación y la igualdad de las mujeres. Porque un mundo mejor sólo será posible cuando terminemos con las cadenas del capital, pero también con las cadenas que nos han impuesto a la mitad de la humanidad, sólo por el hecho de ser mujeres.
Luchamos por crear una nueva sociedad en la que las personas puedan realizarse plenamente. Por lo mismo, necesitamos extirpar estas relaciones desiguales y dañinas de la sociedad y de nuestras filas. Solo así podremos construir el germen de esta nueva sociedad.
¡Por la liberación de las mujeres!
¡Abajo el machismo y el capitalismo!

Artículos relacionados

Mirarse a los ojos para construir camino al andar

Mirarse a los ojos para construir camino al andar

Actualidad Internacional: Luchas y Movimientos16/02/2024Militante de Anticapitalistas, economista y especialista en movimientos migratorios. Actualmente es asesor de Miguel Urbán en el Parlamento Europeo.  Copyright: Fotografía de Dani GarcíaFantasmas de todo...

leer más
Share This