Actualidad Internacional: Luchas y Movimientos

Alain Krivine (1941-2022). El optimismo de la voluntad

17/03/2022

Léon Cremieux

Militante del NPA

Traducción: Punto de Vista Internacional

N

uestro camarada Alain, durante más de 40 años, habrá estado en el centro de la vida y la dirección de nuestra Internacional y de su sección francesa, al tiempo que ha contribuido a la construcción de otras secciones. Fue uno de los principales portavoces de nuestras ideas y de nuestras luchas internacionalistas, buscando siempre mantener las conquistas políticas de nuestro movimiento, construirlo con paciencia, al tiempo que empujaba siempre a abrirse a nuevas experiencias, a nuevas movilizaciones, a integrarse en ellas con una preocupación permanente por la acción unitaria y la ausencia de sectarismo.

Nacido en plena Segunda Guerra Mundial en la Francia ocupada por los nazis, su juventud estuvo obviamente marcada por los crímenes del fascismo, pero también por el auge de las luchas anticoloniales, las revoluciones cubana y argelina, todos ellos grandes acontecimientos de la segunda mitad del siglo XX que impulsaron la aparición de una nueva generación de decenas de miles de jóvenes que, en todos los continentes, se sumaron a la lucha revolucionaria. Fue durante estos años cuando Alain inició una trayectoria política que, desde finales de los años 50, le llevó de la oposición de izquierdas en el PCF a la Ligue communiste/LCR y luego a la creación del NPA. Este camino pronto se cruzó con la Cuarta Internacional.

Alain, como muchos activistas de la posguerra, comenzó su actividad dentro del PCF. Militante comunista ejemplar, pronto se enfrentó y se opuso a la posición del PCF con respecto a la guerra colonial en Argelia. Partidario del FLN y de la lucha por la independencia de Argelia, se implicó en las redes de apoyo al FLN a finales de los años 50, y luego, como activista de la Unión de Estudiantes Comunistas (UEC), dirigió el Frente Unido Antifascista en la Universidad de la Sorbona de París. Tras ingresar en el PCI (sección francesa de la IV Internacional) en 1961 (en el que ya militaban sus dos hermanos Jean-Michel y Hubert), desempeñó un papel central en la construcción de la oposición de izquierdas en la UEC, que desembocó en la ruptura con el PCF cuando éste apoyó la candidatura de François Mitterrand en 1965 y en la creación de la Juventud Comunista Revolucionaria (JCR). Alain fue uno de sus principales dirigentes, al tiempo que participó en la creación del Comité Nacional de Vietnam (CVN) en solidaridad con la lucha del pueblo vietnamita.

En febrero del 68, con el CVN, Alain y otros compañeros como Daniel Bensaid participaron en una manifestación internacional contra la intervención estadounidense en Vietnam organizada en Berlín por el SDS (Sozialistischer Deutscher Studentenbund) con Rudi Dutschke. Esta concentración (una manifestación de 20.000 personas) inspiró al CVN a utilizar métodos de demostración espectaculares.

Fue uno de los líderes más destacados del movimiento de Mayo del 68, en el que el JCR desempeñó un papel predominante en el movimiento juvenil estudiantil, especialmente en la región de París. Como todas las organizaciones de extrema izquierda, incluida la JCR, fueron disueltas por el gobierno gaullista tras el fin de la huelga general, Alain fue encarcelado con otros compañeros durante el verano de 1968 y luego se alistó para el servicio militar. Al mismo tiempo, los militantes de la JCR sentaban las bases de lo que sería la Liga Comunista (LC) que, reuniendo también las fuerzas del PCI, se convirtió, en la primavera de 1969, en la sección francesa de la IV Internacional. A partir de entonces, la vida de Alain se entrelazará con la de la Liga Comunista, de la que se convirtió en abanderado a partir de las elecciones presidenciales de 1969, cuando fue candidato por la Liga. Al mismo tiempo, junto con otros jóvenes camaradas de la Liga, se implicó en la dirección de la Internacional junto a los veteranos, especialmente Ernest Mandel, Livio Maitan y Pierre Frank.

Se convirtió entonces, durante 40 años, en el principal referente político de los militantes de la LC/LCR, en el pilar diario de la dirección y del contacto con las ciudades. Portavoz principal, el único realmente conocido a gran escala hasta 2002, fue la voz de la LC/LCR, el incansable animador de cientos de reuniones para las secciones de la Liga, grandes o pequeñas. Seguramente fue el líder que

líder que conocía mejor las secciones y los compañeros de las ciudades, el mapa político vivo de la LCR. Apegado a un meticuloso trabajo militante, estaba tan atento a la actividad política diaria del partido como a aprovechar todas las posibilidades de organizar campañas unitarias, de entrar en contacto y colaborar con otras corrientes militantes.

A nivel internacional, mostró la misma energía, viajero incansable, haciendo que nuestra Internacional se beneficiara del eco recibido por una figura del Mayo francés, para desarrollar numerosas giras de encuentros, iniciativas como la Europa Roja en Bruselas o el aniversario de la Comuna de París en 1971. Energía también para desarrollar la solidaridad con el pueblo palestino, el FLNKS o la resistencia antiburocrática de Solidarnosc, la solidaridad con la lucha antiburocrática en Checoslovaquia de Petr Uhl y sus compañeros, en los vínculos con los compañeros de los países sometidos al neocolonialismo. Su oficina en la imprenta Rotographie de Montreuil vio pasar a cientos de camaradas, representantes de organizaciones antiimperialistas y revolucionarias, y él mismo se dedicó con la misma energía a ir a muchos países para defender nuestras ideas y conocer los movimientos revolucionarios de allí. En los años 70 y 80, como lector diario de L’Humanité, estuvo siempre atento a lo que ocurría en el CPF y en los demás PC, a la crisis internacional del estalinismo. Además, siempre estuvo apegado, en Francia, a las posibilidades de trabajo unitario con las corrientes provenientes del CPF. Se preocupó por superar las fronteras de la LCR y avanzar hacia una agrupación política capaz de ocupar el lugar del PCF en las clases trabajadoras. Uno de los primeros en comprender la importancia de movimientos como los de 1995, de las luchas de los indocumentados, teniendo el anticolonialismo en el corazón, participó activamente en los vínculos con los compañeros y las organizaciones de Argelia, las Antillas, Córcega y Kanaky. Tras la revolución sandinista en Nicaragua, participó dos veces como observador en las elecciones de 1984 y 1990, y también fue a Venezuela durante la revolución bolivariana. A principios de la década de 2000, también mantuvo contactos con camaradas que querían fundar una organización de la Cuarta Internacional en Rusia.

Su elección como miembro del Parlamento Europeo, de 1999 a 2004, junto con Roseline Vachetta, dio aún más eco y posibilidades de acción internacionalista, especialmente en un periodo de desarrollo del movimiento antiglobalización y de los foros sociales europeos y mundiales de Florencia, Londres, Porto Alegre y Mumbai. Esta presencia también dio más eco al apoyo de Alain y Roseline a muchas luchas y también permitió el desarrollo de importantes actividades conjuntas de la izquierda anticapitalista europea (entre otros con el SSP escocés, Rifundazione de Italia, el SWP inglés, el Bloco portugués, la Alianza Roja y Verde de Dinamarca). Alain fue uno de los principales impulsores de la campaña de Olivier Besancenot en 2001 y un ferviente partidario de la creación de la APN desde 2009. Aportó su calidad política y humana hasta el final. En 2015, estuvo presente en el Primero de Mayo en Kiev y más tarde se unió a la conferencia de la izquierda ucraniana que dio lugar al lanzamiento del Movimiento Social Ucraniano (Sotsialny Roukh).

Alain se centró en la organización de nuestra corriente, en la acción política concreta para hacer avanzar nuestras ideas, en las iniciativas unitarias, en el debate directo con otras fuerzas internacionales, con otras corrientes para encontrar vías de acción común. Fue uno de los artífices del fortalecimiento y la apertura del EI, que permitió acoger a militantes y organizaciones de otras tradiciones.

Su inteligencia intentó compensar el pesimismo de los reveses con el optimismo de la voluntad. Nos enseñó un marxismo revolucionario sin arrogancia, unitario y que busca constantemente el camino de la acción concreta. Intentaremos ser fieles a ella.

 uaje, etc.

Artículos relacionados

La hora de la solidaridad internacional contra la guerra

La hora de la solidaridad internacional contra la guerra

Actualidad Internacional: Luchas y Movimientos10/01/2022Traducción: Carlos Rojas Fuente: Socialistas Ucranian@sCopyright: Autora/or de la foto. Si no queremos mostrarlo lo ocultamos.E l Kremlin ha ordenado al ejército ruso que se dirija a las fronteras ucranianas y...

leer más
Share This