Actualidad Internacional: Latitudes. Europa

Elecciones federales en Alemania. Pérdida de legitimidad de la política establecida y fuerte derrota de la izquierda

28/09/2021

Manuel Kellner

Miembro de ISO (Organización Socialista Internacional), sección de la Cuarta Internacional en Alemania, y editor de Sozialistische Zeitung (SoZ)

Traducción: Carlos Rojas para Punto de Vista Internacional

L

os partidos de la «gran coalición» en el gobierno de Angela Merkel, el CDU / CSU (conservadores cristianos) y el SPD atrajeron solo una cuarta parte del electorado cada uno. La CDU / CSU tuvo el peor resultado de la historia con el 24,1% de los votos. El SPD, con su candidato a cancillería Olaf Scholz, supo recuperar terreno (hace unas semanas había caído por debajo del 15% en las encuestas) al llegar al primer lugar con un 25,7%. Entonces, el 75% del electorado no habrá votado por el partido número uno en el próximo gobierno de todos modos. Los 1,6 millones de votos que los cristianos conservadores han perdido ante el SPD también están fuertemente ligados al perfil político conservador de Olaf Scholz, un moderado de la generación de líderes socialdemócratas que había fabricado las crudas contrarreformas de la agenda de 2010.

Con la participación del 76% y el 8,7% de los votos de los partidos pequeños que no estarán representados en el Bundestag, el parlamento alemán no representará alrededor de un tercio del electorado. La consiguiente pérdida de legitimidad democrática es un proceso que se viene desarrollando desde hace años y cada vez es más pronunciado.

En la extrema derecha de los partidos del Bundestag, la AfD no puede contentarse con sus pérdidas, que la llevan al 10,3% y les hacen perder el rango de mayor partido de oposición. Además, está desgarrado por disputas internas, algunos de sus miembros y líderes quieren apoyar a los negacionistas del coronavirus y marchar junto a las formaciones neonazis y otro mostrar más seriedad hacia los círculos de la política oficial burguesa. Sin embargo, este partido sigue siendo un enemigo formidable que en gran parte del este de Alemania ha vuelto a superar a la CDU al convertirse incluso en el partido más fuerte.

Los dos ganadores son el partido de los Verdes obteniendo con un 14,8% (hace unas semanas incluso había superado al CU / CSU al convertirse en el partido más fuerte en las encuestas) su mejor resultado, y el liberal FDP llegando al 11,5%, que es bastante espectacular. Hasta nuevo aviso, nadie está pensando en un resurgimiento de la «gran coalición» con la CDU / CSU como socio menor del SPD. Lo que se discutirá y negociará en las próximas semanas (o meses) son dos opciones: o una coalición del SPD con los Verdes y el FDP, o la CDU / CSU con estos mismos dos partidos, que por lo tanto juegan un papel de todos modos. lo más importante: es muy probable que participe en el próximo gobierno. Incluso si no es fácil imaginar los compromisos que se van a hacer (el FDP está en contra de más impuestos sobre las rentas altas y las grandes fortunas mientras quiere evitar cualquier nueva deuda pública, es difícil ver cómo financiar las inversiones prometidas por el SPD). y los Verdes en infraestructura, en energías renovables, en comunicaciones electrónicas), ya que la CDU / CSU y su candidato a la cancillería Armin Laschet son vistos como los perdedores de las elecciones, una coalición «roja» «verde-amarilla» parece probable .

El partido Die Linke (La Izquierda) ni siquiera pudo superar la barrera del 5%, alcanzando solo el 4,9% de los votos. Si sin embargo ingresa en el nuevo Bundestag en proporción a los votos obtenidos, es por una especificidad en la ley electoral alemana, que permite esto a los partidos que ganen al menos tres mandatos locales directos, y Die Linke justo solo ganó tres (en distritos electorales en Berlín). Con el pésimo resultado, el partido Die Linke parece haber consumido todo el crédito adquirido durante su fundación. En 2009, había ganado el 11,9% de los votos y parecía un «buen comienzo» …

¿Quién o qué tiene la culpa? Los revolucionarios y la izquierda radical anticapitalista tienden a meter esto en la bolsa del oportunismo y la adaptación al parlamentarismo (que son problemas reales). Con su participación en los gobiernos regionales aplicando una política procapitalista bastante «normal», este partido ya no podía verse como una fuerza de rebelión contra el reinado del capital. Pero no es tan simple.

La mayoría de la gente más o menos dispuesta a votar por Die Linke está más bien inclinada a desear la participación de este partido en el gobierno, incluso a nivel federal, para lograr incluso una pequeña parte de sus demandas sociales y ecológicas. Incluso encuentran las posiciones del partido contra la OTAN (bastante platónicas, en verdad) y contra cualquier intervención internacional de la Bundeswehr (allí, bastante práctica, porque sus diputados siempre han votado de acuerdo con este principio) algo demasiado radicales.

Entonces no es fácil encontrar una receta. No sería justo decir que sabríamos en todo momento cómo podemos ganar más votos. A veces tienes que decir cosas impopulares en voz alta, contra corriente. O tomemos el ejemplo de los 600.000 votos que Die Linke perdió ante el SPD. Fue un efecto de «voto útil» o «voto táctico» para evitar que Armin Laschet derrotara al SPD, lo que volvía a parecer posible en los últimos días antes de las elecciones. Incluso en círculos muy cercanos a nosotros había personas a las que la elección les resultaba extremadamente difícil: el riesgo de que ganara la CDU / CSU y el riesgo de que Die Linke fracasara en la barrera del 5% parecían reales. Y contra un «voto útil» por el efecto del «mal menor» en círculos más amplios, no es fácil inventar un antídoto.

Dicho esto, es hora de debatir en Die Linke y en la izquierda en general cómo, a mediano plazo, podemos construir una izquierda política más fuerte, más arraigada en las empresas, en los barrios, en las escuelas, activa e inspiradora en las comunidades. movimientos, portadores de proyectos concretos de movilización y acción integrados en una perspectiva de cambio social radical, para romper el poder del gran capital y sus servidores políticos

¡Porque no podemos esperar hasta 2025! El próximo gobierno, si tomamos solo la lucha contra la catástrofe climática, será otros cuatro años desperdiciados. Y la ventana de tiempo que nos queda comienza a cerrarse. O la victoria de los principios de solidaridad y responsabilidad ecológica, o el fin de todo lo que ha permanecido civilizado en el planeta.

La victoria en Berlín, el día de las elecciones, de la iniciativa popular para la expropiación de grandes empresas inmobiliarias (de 3.000 apartamentos) tras una formidable campaña sobre el terreno muestra el camino a seguir.

Artículos relacionados

Elecciones en Rusia: resultados y perspectivas

Elecciones en Rusia: resultados y perspectivas

Actualidad Internacional: Latitudes. Europa28/09/2021Activista del movimiento socialista ruso, Moscú Traducción: Carlos Rojas Fuente: Enlace a web FuenteCopyright: Autora/or de la foto. Si no queremos mostrarlo lo ocultamos.Las elecciones parlamentarias se celebraron...

leer más
¿Mayoría de Putin?

¿Mayoría de Putin?

Actualidad Internacional: Latitudes. Europadd/mm/aaaaMilitantes del Movimiento Socialista de Rusia Traducción: Luis Rangel  Copyright: Autora/or de la foto. Si no queremos mostrarlo lo ocultamos.El pasado 2 de febrero Alexey Navalny fue enviado a prisión por dos...

leer más
Share This