Actualidad Internacional: Latitudes. América Latina

Ecuador: inicio del gobierno de transición

29/10/2023

Movimiento Revolucionario de las y los Trabajadores

Editorial publicada en Tarea Urgente

La crisis abierta por la muerte cruzada, con la disolución de la Asamblea Nacional y el llamado a elecciones, ha conducido al triunfo del Daniel Noboa, del partido Alianza Democrática Nacional, y a la derrota, nuevamente, de la Revolución Ciudadana con su candidata correista Luisa González. De esta manera, el populismo oligárquico se hace con el gobierno después de haberlo intentado por varias ocasiones.
La derrota del correísmo muestra que no es suficiente con presentarse como la continuidad del gobierno de Correa, sin presentar propuestas para la grave crisis que vive nuestro país. De hecho, Noboa con una campaña pálida, sin propuestas de fondo, sin confrontar, pudo atraer la votación de la mitad de la población. Se tiene que señalar que la derrota del correísmo se debe a sus propios errores acumulados y a la pésima elección antidemocrática de sus candidatos.
Por otra parte, no se puede dejar de mostrar que la candidata de ultraderecha que acompaña a Noboa, Verónica Abad, cercana al discurso de Milei y Trump, también significa la peligrosa presencia de estas corrientes, aunque no se conoce con precisión el peso que vaya a tener en el nuevo gobierno. Hay un peligro real de que se lancen políticas antiderechos impulsados desde la vicepresidencia.
Como se puede ver en el cuadro y gráficos adjuntos, el triunfo de Noboa se dio sobre todo porque logro penetrar con fuerza en la sierra y neutralizar la avalancha correista de la costa, especialmente en las provincias de Guayas y El Oro, en donde prácticamente hay un empate técnico, mientras el correísmo arrasa en el resto de la costa.
En cuanto a la votación indígena está abierto el debate de hacia dónde se inclinó. El correísmo acusa al movimiento indígena y a los sectores sociales de haber contribuido al triunfo de Noboa, cuando claramente la dirigencia de la CONAIE llamó a votar contra la derecha neoliberal de Noboa e hizo un llamado a superar la contraposición entre correísmo y anticorreismo, aunque con anterioridad la Ecuarunari hizo un pronunciamiento en favor del voto nulo.
Pero, la cuestión fundamental no está aquí; sino en mostrar la pérdida de la independencia de clase, porque finalmente, y dependiendo de las provincias en concreto, los votantes se alinearon con una de las dos candidaturas. De hecho, el voto nulo careció de influencia en la elección y no fue significativo como en la segunda vuelta del 2021; además. De que prácticamente no hubo una campaña a su favor. Así, la votación popular se partió en dos y terminaron por sumarse a una de las dos formas de populismo.
Por su parte, el campo popular, atravesado por el conflictos internos en Pachakutik, que le impidió presentar candidatos a la presidencia y a asambleístas nacionales, con una caída brutal en el número de asambleístas, que pasará de 27 a 4, ha sufrido una de sus peores derrotas. Además, desde el campo de las y los trabajadores aún no se puede articular una alternativa propia, creíble y viable, que los vuelva a posicionar en la escena política electoral.

Cualquier consideración que se haga sobre el gobierno de Daniel Noboa, de las alianzas en la Asamblea Nacional y de las medidas económicas que se tomen, tiene que partir de la premisa básica: de manera prioritaria todo estará orientado hacia la reelección de Noboa, o a regresar al poder por parte del correísmo, en el 2025. La corta duración de esta etapa de transición, que dura hasta mayo del 2025, hace que desde el inicio del nuevo gobierno, estemos nuevamente en campaña electoral. Para agosto o septiembre del 2024 ya estarán definidas las nuevas candidaturas.
Por este motivo, lo más probable es que nos enfrentemos a un gobierno populista oligárquico, aunque se haya definido como de centro izquierda, que tratará de impulsar más a fondo el programa neoliberal, con una especial orientación hacia favorecer a los empresarios agroexportadores, pero que, al mismo tiempo, implemente políticas populistas y clientelares dirigidas a ganarse al electorado para las presidenciales del 2025.
Al no tener un número suficiente de asambleístas, el gobierno de Noboa está obligado a pactar con otros grupos para poder gobernar. La Revolución Ciudadana se ubicará en la oposición porque su lógica es bastante clara: si no gobernamos, no dejamos gobernar; aunque en este período no alcanzarán la fuerza para empujar la caída del nuevo gobierno. Noboa puede organizar una bancada a su favor, pero tiene la dificultad de la dispersión de los diversos grupos de la asamblea, cada uno pidiendo su cuota de poder en el aparato del Estado.
Por su parte, CONAIE y FUT han colocado con claridad las demandas frente al nuevo gobierno; y la CONAEI se ha posicionado desde el inicio en la oposición radical al nuevo gobierno, advirtiendo con movilizarse frente a cualquier medida antipopular o que recorte los derechos de los trabajadores. El FUT exige la solución de los problemas agudos del país: seguridad social, desempleo, violencia del narcotráfico y delincuencial, además de la urgencia de aprobar una nuevo Código de Trabajo, en un país en donde los derechos de las y los trabajadores no se respetan.

Las tareas urgentes frente al gobierno de transición

1. Organizar la resistencia ante las medidas neoliberales del próximo gobierno, especialmente en lo referente a los derechos de las y los trabajadores del campo y la ciudad; y relanzar la movilización unitaria para demandar la solución de los gravísimos problemas de nuestro país.

2. Rehacer la unidad del campo popular, especialmente entre FUT y CONAIE, que permitan enfrentar con una sola fuerza los embates del gobierno neoliberal. Es indispensable crear una coordinación permanente entre sectores junto con los demás movimientos sociales, como los grupos de mujeres y los ecologistas.

3. Exigir el cumplimiento inmediato de la Consulta Popular por el Yasuní y el Chocó Andino, y no permitir el entrampamiento en argucias legales. Será indispensable movilizarse y mostrar que la lucha en defensa de la naturaleza sigue en pie. Además, hay que recordar que la votación por el Yasuní fue más alta que la de cualquier candidato.

4. Resolución democrática de los problemas internos de Pachakutik, que permita levantar una candidatura unitaria del campo popular para el 2025.

Artículos relacionados

Condenamos el asalto a la Embajada de México en Ecuador

Condenamos el asalto a la Embajada de México en Ecuador

Actualidad Internacional: Latitudes. América Latina09/04/2024Copyright: Autora/or de la foto. Si no queremos mostrarlo lo ocultamos.Con la violenta ocupación policial de la Embajada de México en Ecuador, del pasado viernes 5 de abril, se atacan dos principios básicos...

leer más
Share This