Teoría: Ecosocialismo

Ecología política, comunismo vivo, decrecimiento

06/02/2024

Henri Wilno

Economista, militante de la IV Internacional

Traducción: Carlos Rojas
Fuente: 
inprecor.fr

El objetivo del ecosocialismo plantea preguntas que algunos defensores de esta perspectiva están a veces lejos de responder. Estas preguntas se refieren al análisis del capitalismo y de la relación entre los seres humanos y los demás seres vivos. Otras se refieren a la posibilidad y las limitaciones de aplicar el ecosocialismo: ¿crecimiento o no? En caso afirmativo, ¿qué implica desde el punto de vista económico y social, y es un eslogan capaz de movilizar a «los de abajo» en el Sur e incluso en el Norte, hombres y mujeres que ya sufren privaciones a diario?

En Exploiter les vivants, el filósofo Paul Guillibert pasa revista a los trabajos de numerosos investigadores. Afirmándose marxista, Guillibert subraya que una ecología emancipadora presupone una articulación con las luchas sociales y el anticapitalismo para avanzar hacia un «comunismo de los vivos».

En su introducción, Guillibert se basa en una movilización ecologista que tuvo lugar en California, y subraya la necesidad de que los objetivos de la transición ecológica integren las reivindicaciones sociales, pues de lo contrario se corre el riesgo de empeorar la condición de los trabajadores. Lo que defiende es una confrontación frontal con «el discurso de los dominantes», para quienes «la ecología parece una cuestión de invenciones técnicas o de imperativos éticos» (página 18). Estas dos facetas son de hecho complementarias, y su aplicación influiría quizá en el crecimiento, pero no cambiaría nada fundamental desde el punto de vista de la lógica del capital: la explotación del trabajo no se pondría en tela de juicio, y podríamos asistir al refuerzo de ciertos rasgos del sistema. Por ejemplo, el extractivismo para suministrar el litio necesario para las baterías de los coches, o la continuación del desarrollo de tareas que dependen en mayor medida de las mujeres o de trabajadores mal pagados y con condiciones de trabajo a menudo degradadas. Algunos defensores del crecimiento verde afirman que «la ecología empieza por casa». Gillibert insiste en la falacia de este eslogan, que pone de relieve el comportamiento de los consumidores sin abordar «el meollo de la cuestión, la producción capitalista, es decir, la producción de mercancías con ánimo de lucro» (página 27).

«Atacar la producción de mercancías con fines de lucro»

Pero Guillibert insiste en otro posible callejón sin salida: «la idea de que todo el problema proviene de las relaciones sociales» (página 30). No podemos pasar por alto el hecho de que las relaciones sociales capitalistas generan dispositivos técnicos que -como los combustibles fósiles- son responsables inmediatos de la crisis ecológica. Del mismo modo, el capitalismo genera modos de consumo contaminantes y profundamente desiguales.

Del mismo modo que Marx estableció una distinción entre «economía vulgar», que se centra en la superficie de las cosas, en las representaciones, y «economía política», que intenta identificar las estructuras reales de la economía, Guillibert propone diferenciar entre ecología vulgar y ecología política. Retomando el subtítulo de El Capital, Critique de l’économie politique, el autor resume así su planteamiento: «la crítica de la ecología política insiste, por el contrario, en las relaciones de dominación en la medida en que son constitutivas de la catástrofe actual» (página 35). Guillibert señala la pluralidad de las críticas de la ecología política, según la forma de dominación en la que se centren (género, colonización, etc.). Por su parte, se basa en la crítica marxista de la ecología política, que estudia «la centralidad de las relaciones de clase en la crisis ecológica» (página 38). Es en este sentido en el que nos interesa especialmente.

El libro se divide en tres partes. La primera está dedicada a los lugares de explotación y dominación: la fábrica, la plantación, el hogar. La segunda muestra que, para acumular valor, el capitalismo «pone a trabajar», de diferentes maneras, no sólo a los seres humanos, sino también a ciertos animales (de cuyo trabajo se apropia) y a ciertas relaciones naturales, para, por ejemplo, aumentar la productividad del suelo. A esto se añade la apropiación de los recursos naturales mediante la deforestación y el extractivismo. En definitiva, el objetivo del capital es alistar la naturaleza en las relaciones sociales humanas de producción. «La búsqueda del beneficio conduce al colapso de los recursos, por un lado, y a la emisión de contaminación, por otro» (página 138). El autor cita a Marx sobre la producción capitalista, que «arruina al mismo tiempo las fuentes vivas de toda riqueza: la tierra y el trabajador». Pero no todas las prácticas humanas son ecocidas: «las relaciones que garantizan la regeneración de los ecosistemas y de los cuerpos son sostenibles».

«Una ecología de los trabajadores»

La tercera parte se titula «El proletariado vivo y los contrapoderes ecológicos. Huelgas, bienes comunes y decrecimiento» y se centra en lo que podría ser una «ecología de la clase obrera» (página 141). Guillibert subraya la existencia de luchas sociales en defensa de proyectos de salvaguarda del empleo y de lucha contra la contaminación industrial: la acería de Taranto, la refinería de Grandpuits, Fos-sur-Mer, etc. Cada uno de estos ejemplos requeriría un análisis en profundidad. Cada uno de estos ejemplos requiere un análisis en profundidad [1]Podríamos añadir, en otro contexto, la cristalería Glaverbel en Bélgica citada por Daniel Tanuro en «La crise climatique, le capitalisme, le combat écologique et le syndicalisme», Europe … Seguir leyendo. Estas experiencias deberían inspirar tanto al movimiento obrero como a los ecologistas. Guillibert subraya las ambigüedades del tema de la «transición justa» promovido por las organizaciones internacionales, que describe como «una promesa bastante vaga de justicia social destinada a hacer que algunos trabajadores acepten una transición ecológica emprendida «desde arriba» para mantener la estructura general de la acumulación capitalista» (página 151). Si la transición ecológica implica decrecimiento, no puede ignorar la cuestión de la dependencia de los trabajadores del salario como condición de su subsistencia. «Una ecología de los trabajadores debe por tanto arrancar la subsistencia del salario, es decir arrancar la reproducción social de la producción capitalista, responsable de la explotación y del ecocidio» (página 155). Guillibert recuerda la labor de los sindicalistas estadounidenses surgidos de las luchas de los años 70, que reivindicaban la continuidad total de los salarios y las prestaciones sociales para todos los trabajadores de los sectores a desmantelar.

Guillibert aborda las posiciones muy divergentes del japonés Kohei Sato, que defiende un comunismo del decrecimiento [2]Véase «Ce best-seller japonais qui défend le ‘communisme décroissant'», Romaric Godin, Mediapart y la conferencia de Sato en París el 11 de noviembre de 2023: «Conférence exceptionnelle … Seguir leyendo, y del geógrafo marxista estadounidense Matt Huber, para quien el movimiento climático solo puede ganar si se apoya en la clase obrera [3]«Cómo puede ganar el movimiento por el clima», Matt Huber, 28 de octubre de 2023, Le vent se lève. y que critica ferozmente el tema del decrecimiento [4]Entrevista a Matt Huber, 20 de julio de 2023, «The problem with ‘degrowth'», Le vent se lève.. A este respecto, Guillibert es claro: «La producción no sólo debe descarbonizarse, sino que también debe decrecer» (página 150), y critica la concepción estrictamente climática de la crisis medioambiental de Huber, que deja de lado el agotamiento de los recursos, la contaminación industrial y agrícola, etcétera. Guillibert subraya por tanto que la crítica de Huber al decrecimiento es muy discutible. Pero Huber plantea un punto válido: «una ‘política del menos’, de sobriedad o frugalidad, no ganará el apoyo del mayor número […] es poco probable que los trabajadores y los pobres del Norte y del Sur vean en esta consigna un eslogan movilizador» porque «ya tienen experiencia de la privación». (páginas 168 a 170). La situación relativa de los pobres y de amplios sectores de explotados también se ha deteriorado considerablemente, incluso en los países del Norte. El autor también reconoce el mérito de Matt Huber por «a diferencia de la mayoría de los pensadores de la ecología política contemporánea […] tratar de identificar las fuerzas sociales capaces de transformar el equilibrio ecológico del poder» (página 171). Pero critica su esquematismo: la capacidad de constituir una fuerza no se deriva automáticamente de la posición que uno ocupa en las relaciones sociales, independientemente del grado de politización. Por último, Guillibert subraya que un nuevo imaginario, en su opinión, se construiría, más que en torno a la consigna del decrecimiento, con la que casi nadie sueña, en torno a la noción de un «comunismo de los vivos», que se construirá mediante «la autoorganización de una clase obrera consciente de las condiciones socioeconómicas de la reproducción de la vida» (página 174) y presupondrá, por supuesto, la planificación y la puesta en cuestión de la propiedad privada de los medios de producción. Ciertamente, podemos considerar, como hace Daniel Tanuro, que la cuestión de la aceptabilidad social es una pista falsa y que «debemos atrevernos a razonar en términos de ‘deseabilidad'» [5]Véase Joseph Confavreux en Revue du crieur, reimpreso en «Le ‘vivant’ noie-t-il le poisson politique?. Un programa ecosocialista decreciente es perfectamente deseable por muchas razones, sin olvidar el hecho de que el 1% más rico emite más CO2 que el 50% más pobre. La emergencia ecológica demuestra ciertamente la legitimidad de una lucha extremadamente radical contra las desigualdades, contra los privilegios de los ricos y de los capitalistas, contra el todo-mercado y la satisfacción socializada de las necesidades básicas, etc. Pero, en nuestra opinión, no basta con ser socialista. Pero, en nuestra opinión, el hecho es que en esta cuestión, como en otras, los intereses objetivos de los explotados y oprimidos no generan automáticamente la aceptación de la brújula que sería necesaria.

Un posible ecofascismo

Guillibert termina su libro subrayando el riesgo de un «apartheid climático», de una gobernanza del Antropoceno basada en el cierre de fronteras, el racismo y la militarización; en resumen, de una forma de ecofascismo. Cita al presidente de la Rassemblement National, Jordan Bardella, que en 2020 declaró que «el mejor aliado de la ecología es la frontera».

El libro de Guillibert toca muchos temas, algunos de los cuales hemos pasado por alto en este artículo. Algunos de estos temas pueden ser contestados, como la extensión de las categorías de trabajo, o incluso de explotación, a los no humanos [6]Sobre este tema, véase Des empires sous la terre. Histoire écologique et raciale de la sécularisation, Mohamad Amer Meziane, 2021, La Découverte. . Razón de más para cuestionar la inclusión en la misma frase de todos aquellos que chocarían con la lógica de la modernidad técnica capitalista: «pueblos indígenas, […] campesinos, […] obreros […] musulmanes que deben someterse a las normas de la secularización blanca» (páginas 199-200): Este tipo de desarrollo es, cuando menos, incompleto, tanto en su conjunto como en sus detalles (sobre todo en lo que se refiere a la fórmula, muy discutible, de la secularización «blanca», posible desplazamiento del tema de la «secularización imperial») . Hay otras vías que explorar, como los límites de la noción de los comunes. A veces, se tiene la sensación de que el autor, preocupado por no descuidar ciertos temas, se pierde en un bosque demasiado denso.

El decrecimiento, una obligación, no una exigencia

Una de las cuestiones centrales en un momento en que la Cuarta Internacional está elaborando un proyecto de Manifiesto ecosocialista es la del decrecimiento. En su informe de situación de octubre de 2023 [7]Daniel Tanuro, «Projet de Manifeste écosocialiste : Rapport au CI de la IVe Internationale», octubre de 2023, Europe Solidaire Sans Frontières., Daniel Tanuro aborda las dificultades que rodean a esta cuestión. Subraya que «el decrecimiento no es ni un eslogan ni una reivindicación; es una obligación resultante de la locura capitalista que nos ha llevado a donde estamos hoy». Y añade: «Es absolutamente necesario mantener esta formulación y su justificación en la parte del texto que analiza la situación. Sin embargo, para evitar cualquier malentendido, proponemos suprimirla del título. El nuevo título que proponemos es «Romper con el crecimiento capitalista, por una alternativa ecosocialista». O «Romper con el crecimiento capitalista, restaurar el planeta y asegurar una buena vida para todos». O una combinación de estas fórmulas, ya veremos».

En el Programa de Transición, Trotsky hablaba del «puente» necesario entre la conciencia actual de las masas y el programa de la revolución [8]León Trotsky, Programa de Transición, 1938.. Es a esta necesidad a la que nos enfrentamos hoy, a esta cuestión decisiva para los que están convencidos de que la realización del ecosocialismo no resultará de la buena voluntad de las clases dominantes, ni de nuestra sola fuerza de convicción.

Artículos relacionados

Producción, trabajo y crisis ecológica

Producción, trabajo y crisis ecológica

Teoría: Ecosocialismo29/09/2023Militante de la sección belga de la IV Internacional Traducción: Faustino Eguberri para Viento SurFuente: ESSFCopyright: Autora/or de la foto. Si no queremos mostrarlo lo ocultamos.La relación humanidad-naturaleza es la causa de la...

leer más
Crisis climática y alienación

Crisis climática y alienación

Teoría: Ecosocialismo09/02/2023Militante de la comisión ecosocialista de la IV Internacional Traducción: viento surFuente: MediapartCopyright: Autora/or de la foto. Si no queremos mostrarlo lo ocultamos.Todos somos pasajeros de un nuevo Titanic. Sin embargo, a...

leer más
Victoria fósil en Sharm El-Sheikh: sólo queda la lucha

Victoria fósil en Sharm El-Sheikh: sólo queda la lucha

Teoría: Ecosocialismo28/11/2022Autor ecosocialista y militante de Gauche Anticapitaliste, Bélgica Traducción: Punto de Vista InternacionalFuente: Gauche AnticapitalisteCopyright: Autora/or de la foto. Si no queremos mostrarlo lo ocultamos.U nos días antes de la...

leer más

Notas del artículo

Notas del artículo
1 Podríamos añadir, en otro contexto, la cristalería Glaverbel en Bélgica citada por Daniel Tanuro en «La crise climatique, le capitalisme, le combat écologique et le syndicalisme», Europe Solidaire Sans Frontières y, como ejemplo reciente, la fábrica GKN en Italia. 2) Véase «Écologie ouvrière, actionnariat populaire : soutien à la lutte des ouvriers-es ex-GKN», artículo colectivo publicado por el Club de Mediapart
2 Véase «Ce best-seller japonais qui défend le ‘communisme décroissant'», Romaric Godin, Mediapart y la conferencia de Sato en París el 11 de noviembre de 2023: «Conférence exceptionnelle : Kohei Saito, le Capital dans l’anthropocène», Institut la Boétie.
3 «Cómo puede ganar el movimiento por el clima», Matt Huber, 28 de octubre de 2023, Le vent se lève.
4 Entrevista a Matt Huber, 20 de julio de 2023, «The problem with ‘degrowth'», Le vent se lève.
5 Véase Joseph Confavreux en Revue du crieur, reimpreso en «Le ‘vivant’ noie-t-il le poisson politique?
6 Sobre este tema, véase Des empires sous la terre. Histoire écologique et raciale de la sécularisation, Mohamad Amer Meziane, 2021, La Découverte.
7 Daniel Tanuro, «Projet de Manifeste écosocialiste : Rapport au CI de la IVe Internationale», octubre de 2023, Europe Solidaire Sans Frontières.
8 León Trotsky, Programa de Transición, 1938.
Share This