Documentos del Buró

Reproducimos aquí el informe introductorio del debate sobre situación internacional, presentado en la reunión del Buró Ejecutivo de la IV Internacional en junio de 2013.

Cuarto Informe sobre situación internacional

François Sabado

Los últimos días han estado marcados por los tremendos levantamientos de los jóvenes turcos y brasileños. También hay que añadir el movimiento en Bosnia, que comenzó alrededor de la defensa del derecho de los niños a tener una identidad. Estas movilizaciones sociales y políticas forman parte de un movimiento de resistencia social y política contra la austeridad, la desigualdad, los ataques a las libertades democráticas. Ya se trate de la defensa de un parque, la reacción al aumento del coste de los transportes o la defensa de los derechos democráticos, estos movimientos también tienen su especificidad. Son movimientos que están surgiendo, como en el caso de Turquía y Brasil, en países emergentes, que hasta ahora no se vieron afectados por la crisis. Esto le da a estos movimientos una bocanada del Mayo del 68, con una fuerte movilización de la juventud seguida por la de los sectores del movimiento obrero.

Leer más...

"El rasgo característico más indiscutible de las revoluciones es la intervención directa de las masas en los acontecimientos históricos. En tiempos normales, el Estado, sea monárquico o democrático, está por encima de la nación; la historia corre a cargo de los especialistas de este oficio: los monarcas, los ministros, los burócratas, los parlamentarios, los periodistas. Pero en los momentos decisivos, cuando el orden establecido se hace insoportable para las masas, estas rompen las barreras que las separan de la palestra política, (…). La historia de las revoluciones es para nosotros, por encima de todo, la historia de la irrupción violenta de las masas en el gobierno de sus propios destinos."

León Trotsky, Prólogo de Historia de la Revolución Rusa

Tal como ocurre con cualquier revolución, la situación cambia cada hora. Cualquier análisis será superado indudablemente por los eventos que ocurran en las próximas horas o días. Pero ya podemos decir que los pueblos tunecino y egipcio están escribiendo las primeras páginas de las revoluciones del siglo 21. Están causando conmoción en el mundo árabe, desde Argel hasta Ramala, desde Ammán hasta Saná en Yemen. Dentro de las condiciones históricas particulares de esta sociedad, estas revoluciones surgen de la crisis que está sacudiendo al sistema capitalista mundial. Las “rebeliones de pobres” se combinan con una movilización inmensa por la democracia. Los efectos de la crisis económica mundial, junto con la opresión de las dictaduras, están convirtiendo a estos países, en la situación actual, en los eslabones débiles de la dominación imperialista. Están creando las condiciones para el comienzo de procesos de revoluciones sociales y democráticas.

Manifestaciones, huelgas, mítines masivos, comités de autodefensa, movilizaciones de sindicatos, de asociaciones civiles y de todas las clases populares; “aquellos de abajo” y “aquellos del medio” que se pasan hacia la insurrección, “aquellos de arriba que ya no pueden gobernar como antes”, convergencia entre partidos de la oposición radical contra el sistema, estos son todos ingredientes para una situación prerrevolucionaria o revolucionaria que hoy está ya a punto de estallar.

Hoy le toca el turno a Egipto ver a cientos de miles de trabajadores, jóvenes y desempleados hacerle frente a la dictadura de Mubarak.

En Túnez, una dictadura sangrienta fue talada. Era el foco del odio de una sociedad entera; de las clases populares y, en particular, de la juventud. Tenía que desbaratarse el régimen de Ben Alí, su represión y corrupción, un sistema apoyado por todas las potencias imperialistas, Francia, Estados Unidos, la Unión Europea.

Es este mismo movimiento el que se extiende hoy por Egipto.

Leer más...