Reflexiones sobre Ernest Mandel, la IV Internacional y la crisis de Alemania del Este en 1989-1990

Por Eric Toussaint‏

La crisis que sacudió la RDA en 1989-90 y su desenlace constituyen sin género de dudas un momento importante de la historia del siglo XX. [1]

Esta contribución tiene por objeto formular comentarios sobre el análisis y la acción de Ernest Mandel y de la IV Internacional respecto a la reunificación alemana, o más bien respecto a la crisis política en Alemania del Este y su desenlace bajo la forma de la reunificación alemana. [2]

Ernest Mandel y las luchas políticas en Alemania

Sin querer escribir aquí la biografía de Ernest Mandel, hay que señalar que siempre atribuyó a la lucha de clases en Alemania un papel de muy primera importancia a escala europea y mundial. Fundaba esta convicción en un análisis objetivo de la situación mundial, de las correlaciones de fuerzas entre las grandes potencias, de la importancia de la clase obrera alemana.

Se implicó en el plano militante e intelectual en la vida política alemana aunque su compromiso político principal se desarrollara en Bélgica sobre todo desde finales de los años 1930 hasta comienzos de los años 1970. Por otra parte, desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, sus actividades de militante y luego de dirigente de la IV Internacional ocuparon cada vez más lugar en su vida y le llevaron a recorrer todo el planeta.

Su historia personal está ligada directamente a la evolución de Alemania en el siglo XX: su padre era un espartakista alemán de origen judío. Trabajó en Berlin con Karl Radek, miembro de la dirección de la Internacional Comunista, antes trasladarse con su esposa a Amberes a comienzos de los años 1920.

Ernest Mandel nació en Frankfurt en 1923 donde su madre había acudido para dar a luz. Pasó toda su juventud en Amberes donde se hizo militante trotskysta a la edad de 16 años (1939). Luchó, desde el comienzo de la ocupación nazi, con su familia, para organizar la resistencia de los judíos frente al genocidio. Participó activamente en la lucha contra el ocupante nazi y contribuyó a reclutar para la IV Internacional en Bélgica a soldados alemanes que habían desertado. Fue detenido en varias ocasiones por los nazis, una de ellas cuando distribuía panfletos a los obreros de la siderurgia de Lieja en 1943. Estuvo preso en Alemania donde su conocimiento del alemán y su compromiso político le permitieron ligarse directamente a la población, comenzando por sus carceleros excomunistas o exsocialistas. Fueron ellos los que le ayudaron la primera vez a evadirse del campo nazi en el que había sido internado.

Siguió de cerca el movimiento de 1953 en Berlín Este. Durante el invierno de 1960-61, cuando jugaba un papel significativo en la huelga general en Bélgica a la cabeza del semanario La Gauche, tuvo que repartirse entre Bélgica y Alemania donde se desarrollaba un congreso mundial de la IV Internacional.

Tras mayo 1968, fue objeto de una prohibición de entrada en el territorio alemán (como consecuencia de las limitaciones de los derechos fundamentales individuales adoptadas en la RFA contra los simpatizantes y militantes de la extrema izquierda). Esto no le impidió responder a la invitación de la Universidad Libre de Berlín Oeste donde dio cursos en 1970-71. Fue entonces cuando escribió  una de sus obras más importantes Der Spätkapitalismus (publicado en español con el título de El Capitalismo Tardío). Una docena de libros de Mandel fueron publicados en Alemania (ver bibliografía al final). Algunos de ellos fueron escritos en alemán y su primera edición fue alemana. Citemos Der Spätkapitalismus (1972), Trotzky als Alternative (1992).

En 1989-1990, Ernest Mandel acudió en numerosas ocasiones a Alemania para participar en importantes mítines públicos (en particular con Gregor Gisy, exdisidente del SED, convertido en el curso de la crisis en presidente del PDS. Más de un millar de personas asistieron a su debate el 25 de mayo de 1990 en Berlín Este). No dejaba pasar nunca una ocasión de intentar ayudar al desarrollo de la organización de los partidarios de la IV Internacional en la RDA. Esto no le impedía mantener relaciones con activistas del Neues Forum, intelectuales comunistas o cuadros de la izquierda antiburocrática y anticapitalista del PDS.

Ernest Mandel mantuvo una correspondencia continua con militantes alemanes/as antes y después de la reunificación. Esta correspondencia se encuentra en el Instituto de Historia Social de Amsterdam. La gran prensa alemana consagró una cantidad apreciable de artículos a la obra de Ernest Mandel cuando se produjo su fallecimiento el 20 de julio de 1995 en Bruselas donde había instalado su domicilio tras la Segunda Guerra Mundial.

Notas

1. Este texto recupera en gran medida el contenido de un estudio que redacté en 1996-1997. Una primera versión fue publicada algunos años más tarde en http://www.ernestmandel.org/new/sur-la-vie-et-l-oeuvre/article/notes-a-propos-de-l-approche-d . El texto ha sido revisado y aumentado. Es publicado por primera vez en esp

2. En la época de los acontecimientos, yo militaba regularmente con Ernest Mandel pues ambos formábamos parte de las instancias de dirección de la IV Internacional. Estas instancias eran el Buró del Secretariado Unificado -BSU-, instancia que se reunía dos veces al mes, el Secretariado Unificado (SU) que 2 o 3 veces al año y el Comité Ejecutivo Internacional -CEI- que se reunía en sesión anual. Estas instancias debatieron regularmente sobre la evolución política en Alemania y en el campo llamado soviético.

Formábamos parte igualmente del Comité Central de la sección belga de la IV Internacional. Tuve en aquella época la tarea de introducir durante el año 1990 una sesión del comité central consagrada enteramente a la evolución en el Este y de debatir con Ernest Mandel sobre nuestras divergencias. Por otra parte, de 1989 hasta comienzos del año 1991, seguí bastante de cerca las actividades de los militantes de la IV Internacional en Alemania participando en algunas de sus reuniones de dirección y en un congreso.
 
Menciono estos hechos para indicar  que tenía una cierta proximidad a Ernest Mandel y a la cuestión de la evolución política en Alemania en el momento en que la cuestión de la reunificación se planteó. Ernest Mandel y yo pusimos a punto la redacción definitiva de la resolución enmendada adoptada por el SU de noviembre de 1990. Fue Mandel quien escribió el 95% de esta resolución.

Hay que precisar sin embargo que entonces mi actividad internacional principal estaba dedicada sobre todo a las luchas políticas en América Latina. Entre 1989 y 1991, efectué varias estancias en México, en América Central (Nicaragua, El Salvador y Guatemala principalmente), en Cuba, Brasil y Colombia.

Acceda al documento completo en PDF