Estrategia

Reflexiones sobre Ernest Mandel, la IV Internacional y la crisis de Alemania del Este en 1989-1990

Por Eric Toussaint‏

La crisis que sacudió la RDA en 1989-90 y su desenlace constituyen sin género de dudas un momento importante de la historia del siglo XX. [1]

Esta contribución tiene por objeto formular comentarios sobre el análisis y la acción de Ernest Mandel y de la IV Internacional respecto a la reunificación alemana, o más bien respecto a la crisis política en Alemania del Este y su desenlace bajo la forma de la reunificación alemana. [2]

Ernest Mandel y las luchas políticas en Alemania

Sin querer escribir aquí la biografía de Ernest Mandel, hay que señalar que siempre atribuyó a la lucha de clases en Alemania un papel de muy primera importancia a escala europea y mundial. Fundaba esta convicción en un análisis objetivo de la situación mundial, de las correlaciones de fuerzas entre las grandes potencias, de la importancia de la clase obrera alemana.

Se implicó en el plano militante e intelectual en la vida política alemana aunque su compromiso político principal se desarrollara en Bélgica sobre todo desde finales de los años 1930 hasta comienzos de los años 1970. Por otra parte, desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, sus actividades de militante y luego de dirigente de la IV Internacional ocuparon cada vez más lugar en su vida y le llevaron a recorrer todo el planeta.

Leer más...

por François Sabado

Vivimos el fin de una época. La crisis abierta a finales de 2008, arrastra en una espiral depresiva a todas las corrientes de izquierda y del movimiento obrero, incluso cuestionando la existencia de la izquierda tradicional. Pero, ¿de qué izquierda y de qué movimiento obrero hablamos? A partir de esta pregunta, François Sabado, militante del NPA y responsable de la IV Internacional, propone aquí algunas pistas de analisis de la situación presente, a la luz particularmente de las estrategias respectivas de Syriza y Podemos. Este artículo figura en el número 24 de Contretemps (revue imprimée), que incluye un dossier sobre el estado de la izquierda.

La crisis actual del sistema capitalista puede generar luchas y revueltas sociales como demostraron las jornadas de huelga en Grecia, el movimiento de los indignados y las mareas en el estado español, las manifestaciones sindicales en Bélgica, Italia o Gran Bretaña. Las experiencias de Syriza y Podemos, fuera de la izquierda tradicional, expresan igualmente el potencial de reorganización política contra las políticas de austeridad. Pero estas incursiones radicales no consiguen invertir la impresionante curva de las derrotas sociales y políticas: los efectos disgregadores de las políticas de austeridad sobre las condiciones de vida de millones de personas asalariadas, descenso de la combatividad, retroceso de las conciencia socialista, estancamiento de los efectivos sindicales o desindicalización, derrotas electorales cuando no el hundimiento de la socialdemocracia convertida en social-libéral, declive histórico de los partidos posestalinistas, crisis aguda de la izquierda revolucionaria.

Leer más...

Conversación con Franck Gaudichaud, por Bryan Seguel (ContrahegemoniaWeb)

El proceso de democratización y movilización social, que se inaugura en el contexto de resistencia e impugnación de las políticas neoliberales en América del Sur desde mediados de la década de los noventa, supone un desafío político de consideración para los (nuevos) movimientos sociales, las organizaciones de izquierda (emergentes y tradicionales) y el pensamiento crítico latinoamericano. Pensar el poder popular desde estas coordenadas, geopolíticamente subalternas (en la historia de las luchas políticas de los movimientos sociales del continente) e intelectualmente periféricas (en la generación de saber de los polos de pensamiento social), implica un ejercicio de conocimiento y apropiación de los principales procesos llevados adelante, atendiendo sus límites, potencialidades y aciertos.

El objetivo de la presente conversación (primera parte) con Franck Gaudichaud es entregar antecedentes para la construcción de un marco histórico, desde donde situar las recientes experiencias de movilización social del continente y, al mismo tiempo, contribuir a proponer algunos antecedentes que contribuyan a pensar el poder popular desde nuestra propia experiencia, en ese claroscuro entre tradición y elaboración donde -como diría Marx- el peso de todas las generaciones muertas oprime como pesadilla la cabeza de los vivos [iii].  

Esta entrevista es una contribución a un libro colectivo por publicarse en 2015 sobre “ Movimientos sociales y poder popular en Chile. Retrospectivas y proyecciones políticas de la izquierda latinoamericana”, un trabajo realizado en conjunto entre el Grupo de Estudios Sociales y Políticos - Chile (GESP), de la Universidad de Santiago - USACH y Tiempo robado editoras

Leer más...

Democracia Socialista

A partir del ciclo de luchas abierto con las jornadas de 2001, hemos asistido a la emergencia de un conjunto de experiencias organizativas, de la izquierda social e “independiente”, vinculada a los nuevos movimientos sociales y al margen de los partidos de la izquierda tradicional. Esta “nueva izquierda”  no llegó a configurar una unidad política en torno a un proyecto estratégico sino, más bien, un inestable espacio político en proceso abierto de conformación. La apuesta por la auto-actividad de las masas, la crítica al vanguardismo sectario o burocrático, la reivindicación del “socialismo desde abajo”, la aspiración a recuperar y dialogar con diversas identidades plebeyas latinoamericanas, fueron algunos de los elementos comunes de este campo político emergente.

Como correlato de la maduración de estas organizaciones, en el último periodo numerosos movimientos de este espacio comenzaron a discutir  la posibilidad de intervenir en el terreno electoral y empezar a proyectarse más decididamente en el terreno político. Sin embargo, el intento de afrontar nuevas tareas (que implicaban también reabrir viejos debates que habían quedado relegados en la fase social-movimientista precedente: el papel del Estado, el marco de alianzas, etc.) puso en evidencia las enormes limitaciones que contenían estas jóvenes construcciones. El resultado fue que el sector que más decididamente intervino en lo electoral (Marea Popular, hoy Patria Grande) lo hizo al precio de dilapidar cualquier perfil novedoso y radical (reconstruyendo un frente centro-izquierdista dirigido por la CTA, muy por detrás de las posibilidades políticas de nuestra situación), y el resto de los movimientos quedaron estancados en debates internos, sin capacidad para enfrentar las nuevas tareas de la etapa. Luego de las elecciones, la novel “izquierda independiente” quedó fuertemente herida, desorientada y en crisis de proyecto e identidad.

Leer más...

por Catherine Samary

[La autora de este artículo es militante tanto de Izquierda Anticapitalista (Gauche anticapitaliste, GA/1) como del Nuevo Partido Anticapitalista (Nouveau Parti anticapitaliste (NPA) y expone su punto de vista desde esta “doble militancia” como contribución al debate en el seno de ambas organizaciones.]

Voy a partir del contexto en que nos encontramos. Se trata de una especie de “tercera guerra mundial”, pero de naturaleza social. En ella se desatan los demonios asociados a las tres vertientes de la “gran transformación capitalista” analizada por Karl Polanyi: la mercantilización y privatización generalizadas de la moneda, la tierra y el ser humano. La inestabilidad financiera/monetaria, la crisis ecológica y la guerra social constituyen los contenidos fundamentales de esta crisis de la sociedad capitalista globalizada. No se trata de una crisis para la obtención de beneficios, que siguen encontrando la manera de ampliarse y protegerse, sino de una crisis de sociedad para las y los de abajo, para la gente dominada y desposeida. Y se despliegan todos los medios para que esta gente afectada perciba su situación como algo “inevitable” –el famoso TINA (There Is No Alternative, no hay alternativa) de Margaret Thatcher– o “natural”.

Leer más...